Insecticidas Naturales - Riesgos y beneficios
<p align="right">Ing. Rafael Menjívar<br>
  Etmología Agricola de la UES</p>
<p>Hasta qué grado los insecticidas naturales pueden ser dañinos
  al igual que los de origen químico es una interrogante que es necesario
  hacer por el bien de nuestra salud y el medio ambiente. <br>
</p>
<p>Por siglos, el hombre ha luchado por combatir insectos plaga que compiten por
  alimento o fibra o afectan la salud pública. Así ha extraído
  de las plantas o la tierra algunos compuestos para usarlos como insecticidas.
  Aunque en el siglo veinte fueron remplazados por los de tipo sintético
  (obtenidos mediante químicos).<br>
  <br>
  Los sintéticos dieron un nuevo orden de control de insectos, pero también
  representaron una nueva cadena de riesgos. Su potencial negativo incluye impacto
  ambiental sobre la calidad del agua y hábitat silvestres, resistencia
  de especies que son objeto de control, problemas de seguridad y exposición
  del consumidor a los residuos de pesticidas en el alimento, en el aire y en
  el suelo. <br>
  <br>
  Por otro lado, los pesticidas resultan en grandes beneficios económicos
  y de salud para la sociedad. Su uso incrementa y estabiliza los rendimientos
  de cultivos, protegen la integridad natural del alimento, facilitan el almacenaje
  para asegurar las provisiones alrededor de un año y con presentación
  atractiva a los productos alimenticios. Se ha estimado que sin los pesticidas,
  el 40% de la provisión alimenticia del mundo estaría en riesgo.
  <br>
  <br>
  Por ese potencial de consecuencias adversas de los pesticidas químicos
  se han creado regulaciones para controlar cuáles, cómo y cuándo
  pueden ser usados o aplicados, así como los residuos permitidos en alimentos.
  <br>
  <br>
  Sin embargo, los insecticidas naturales también representan riesgos y
  beneficios, los cuales es necesario considerar, así como sus formas de
  uso. </p>
<p><b>Naturales, pero...</b></p>
<p>Numerosos químicos se producen naturalmente y funcionan en algún
  grado como insecticidas. La mayoría está presente en organismos
  vivos, desde las algas azul-verde hasta los fungi (hongos) y las angiospermas
  (semillas encerradas en un fruto).<br>
  <br>
  Plantas de diferentes familias contienen químicos secundarios, que no
  son típicamente importantes para el metabolismo basal y se cree que resultan
  de la coevolución de las plantas y de los insectos.<br>
  <br>
  Estos químicos a menudo también reprimen microorganismos parásitos
  y patogénicos (que causan enfermedades), también algunos vertebrados
  hervíboros. Los compuestos son tan variados como las plantas de las cuales
  han sido aislados y el rango de su efecto protector va desde repelencia, disuasión
  de la alimentación y oviposición hasta toxicidad aguda e interferencia
  con el crecimiento y el desarrollo.<br>
  <br>
  El extracto de piretro que contienen arriba de seis compuestos como las piretrinas
  es considerado el insecticida natural por excelencia. Cantidades suficientes
  de piretro podrían causar toxicidad aguda si son ingeridas, pero las
  oportunidades de envenenamiento accidental son extremadamente bajas.<br>
  <br>
  No se han demostrado problemas crónicos para esta clase de químicos,
  excepto por la dermatitis y ocurre como una respuesta alérgica en individuos
  que son sensibles al extracto de piretro.</p>
<p></p>
<p>Aunque los peces experimentan efectos tóxicos cuando se exponen a bajas
  concentraciones, la naturaleza muy degradable de las moléculas cambia
  a riesgos mínimos para éstos bajo condiciones normales de uso.<br>
  <br>
  El registro de seguridad para este grupo de compuestos tras muchas décadas
  de uso ha sido excepcional con relación a mamíferos y aves.<br>
  <br>
  La rotenona, un insecticida cuyos compuestos pueden ser extraídos de
  al menos siete géneros de leguminosas (guisantes, lentejas y judías),
  es ampliamente usado en jardines y como un piscicida para eliminar especies
  indeseables de peces en lagos.<br>
  <br>
  Estos compuestos actúan como toxinas respiratorias, bloqueando el transporte
  de electrones. Generalmente, los primeros síntomas tóxicos ocurren
  en la función del sistema nervioso y la muerte es causada por lo general
  por fallo respiratorio. <br>
  <br>
  Se ha intentado estudiar el potencial carcinogénico de la rotenona, pero
  sus resultados han sido erróneos. Sólo se ha comprobado irritaciones
  de piel, pero el registro para la seguridad de los trabajadores ha sido bueno
  tras muchas décadas de uso.<br>
  <br>
  En el caso de la nicotina, un potente insecticida que es extraído del
  tabaco (Nicotiana tabacum) y ampliamente usado y diseminado por más de
  un siglo, la exposición crónica a esta sustancia afecta varias
  condiciones reproductivas y cardíacas. Los riesgos han sido juzgados
  como suficientes para cancelar o restringir su uso en Estados Unidos.</p>
<p></p>
<p>Cientos de accidentes fatales y cientos más de suicidios han resultado
  de los insecticidas a base de nicotina. Una dosis tan baja como un miligramo
  por kilogramo o un total de 66 miligramos por kilogramototales puede ser fatal
  para un humano, aunque muchos individuos han sobrevivido a dosis considerablemente
  mayores.<br>
  <br>
  Como un estimulador neurotóxico afecta primeramente los ganglios. La
  nicotina y sus compuestos relacionados inducen a una rápida toxicidad
  y en cinco minutos a la muerte debido a fallo respiratorio y parálisis.
  También puede ser severa cuando se absorbe por la piel o por inhalación,
  sobre todo durante la fumigación de invernaderos.<br>
  Iguales riesgos de muerte pueden producir los alcaloides de solanum, presentes
  en hortalizas tan comunes en nuestro medio como tomate, patata y berenjena (miembros
  de las solanáceas). Entre sus compuestos mejor conocidos están
  la chaconina, la solanina, la tomatina, la atropina y la escopolamina, que poseen
  efecto insecticida poderoso en la mayoría de los insectos, aunque algunas
  especies han aprendido a tolerar las toxinas.<br>
  <br>
  La mayoría de estos compuestos ha demostrado ser embriotóxicos
  y teratogénicos (malformaciones congénitas) en vertebrados. Nuevas
  razas de solanáceas resistentes a insectos requieren evaluación
  segura completa antes de distribuirlas.<br>
  <br>
  Otros compuestos como los azadirachtinas y el Bacillus thuringiensis (Bt), que
  en la actualidad se están comercializando, también presentan sus
  riesgos. El primero, extraído de las semillas de neem, y el segundo de
  origen microbial, están causando considerable emoción con respecto
  al control de insectos.<br>
  <br>
  Se ha comprobado que las azadirachtinas, la toxina principal del aceite de neem,
  tienen efectos en mamíferos, pero más terapéuticos que
  tóxicos y tienen numerosos usos medicinales en el sur de Asia y sus efectos
  adversos suceden sólo cuando se exponen a dosis extremadamente altas.<br>
  <br>
  El Bacillus thuringiensis (Bt) ha sido desarrollado como una alternativa natural
  con riesgos ambientales mínimos. <br>
  <br>
  La cadena humana de alimentación incluye muchos tóxicos originados
  de las plantas que poseen gran riesgo para la salud pública. La habilidad
  de ciertas plantas para envenenar humanos se conoce desde hace siglos, como
  el caso de una de las plantas de la familia del perejil, que fue responsable
  de la muerte del filósofo Sócrates.<br>
  <br>
  La actividad biológica de un químico está en función
  de su estructura más que en su origen, sea este natural o sintético.
  Las propiedades biológicas, especialmente la seguridad de uno químico,
  dependen de su estructura y de la forma o la dosis en que el químico
  es usado.</p>
<p><b>Insecticidas del futuro </b></p>
<p>En el futuro, más insecticidas naturales y biorracionales serán
  incluidos en el repertorio de manejo de plagas:</p>
<ul>
  <li> El ácido anacárdico que imparte resistencia a ácaros,
    por ejemplo, en ciertas razas de geranios. El ácido anacárdico
    insaturado W5 es importante en la resistencia.<br>
    <br>
  </li>
  <li>Los venenos de escorpiones, arañas, centípedos (gusanos del
    suelo) y serpientes, que han sido probados que causan parálisis y muerte
    en los insectos.<br>
    <br>
  </li>
  <li> Cucurbitacinas u otros semioquímicos, que sirven como atrayentes.
    La coevolución de insectos con las kairomonas (sustancias que promueven
    la comunicación entre especies, especialmente de la emisora) de las
    plantas provee oportunidades únicas para capitalizarlas en la relación
    natural con las plagas y el hospedero. También pueden ser usadas en
    combinación con tóxicos para controlar poblaciones plaga mediante
    el uso de cebos.<br>
  </li>
</ul>
fuente: http://www.elsalvador.com/hablemos/Ediciones/290701/actualidad.htm
<p>  </p>
 
..